Resistencia al Cambio

 

En las últimas dos décadas, la plantilla de una empresa se ha vuelto cada vez más relevante para el logro de sus objetivos. Tanto es así que la mayoría de los altos ejecutivos ahora ven a su personal como un diferenciador competitivo crítico y uno de sus principales puntos en la agenda. También ha sido un período de gran cambio dentro del ámbito empresarial con un mayor enfoque en el cliente, junto con fusiones, adquisiciones y reducción de la plantilla que afecta a la mayoría de las organizaciones.

Si en la actualidad se reconoce ampliamente que la gestión del cambio es una habilidad básica en la que la mayoría de los líderes y gerentes deben ser competentes.

 

¿Por qué entonces parece ser que la mayoría de las organizaciones tienen problemas implementando el cambio con eficacia?

 

No es que haya escasez de metodologías, pues estas son amplias y están bien documentadas. Por desgracia, muchas de estas metodologías se enfocan más bien en el proceso, en lugar de la persona, veamos.

Si lo pensamos un poco veremos que nuestra vida es un constante cambio; comenzamos la escuela, nuevos amigos, nuevas relaciones sentimentales, salimos, conseguimos un trabajo, luego sigue casarse, divorciarse, tener hijos, cambiar de casa, etc.

Por lo que es importante que como líder reconozcas que:

  • Diferentes personas reaccionan de manera diferente a diferentes cambios
  • Toda persona tiene necesidades fundamentales que han de cumplirse
  • Cambiar, a menudo implica una pérdida, es decir, dejar algo atrás
  • En cualquier cambio, las expectativas deben ser gestionados de manera realista
  • Los temores al cambio deben de ser hablados, tratados y acordados

Las siguientes pautas te pueden ayudar a gestionar de una manera más eficaz el cambio:

  • Tener una mejor comprensión de como la persona responde naturalmente al cambio te permitirá ser más empático y menos propenso a malinterpretar sus señales conductuales y pensar que está resistiendo el cambio.
  • Dedica un poco de tiempo para llevar a cabo entrevistas individuales con el personal para ayudarles a implementar una estrategia personal para hacer frente al cambio. La estrategia debe ser útil a ellos, no a ti.
  • Proporciona a las personas la oportunidad y el tiempo para expresar sus preocupaciones. ¡Y escucha! no interrumpas.
  • Ayuda a las personas a ser conscientes de las alternativas y opciones que tienen. Asegúrate de que hayan pensado en las consecuencias tanto positivas como negativas de esas alternativas.
  • Cuando el cambio implica una pérdida, ayuda a tu personal a identificar aquello que podría reemplazar esa pérdida. Permíteles que ellos lo identifiquen, evita la tentación de “rescatarlos”.
  • Sé lo más abierto y honesto como puedas ser, comunica tanta información como te sea posible con la mayor regularidad posible, pero no establezcas expectativas poco realistas o demasiado optimistas

 

Y, por último, recuerda que regularmente los gerentes y líderes a menudo tienen dificultades ellos mismos con el cambio. Así que si no estás seguro, considera el apoyo de alguien o bien busca Coaching profesional para ayudar a la organización a través de la transición y los cambios.

Puede ser muy eficaz.

¡Por tu éxito!

Obtén tu copia de “Los 7 errores de los Empresarios…y cómo evitarlos” y asegura la supervivencia de tu negocio..

¡Revisa tu correo con toda la información!